Buscar
  • Empaques 360

Los árboles más aptos para plantar en el espacio público de Bogotá

Actualizado: mar 6

Así como los animales viven en ambientes diferentes, los arboles también tienen sus propios ecosistemas. La selección de los árboles que se plantan en Bogotá parte de un análisis específico de los espacios, como por ejemplo las condiciones de humedad de cada zona de la ciudad, el tipo de suelo, la precipitación, tipo de copa y permanencia del follaje, la acumulación de agua por debajo de la superficie del suelo, la distancia entre un árbol y otro para su óptimo desarrollo, su permeabilidad visual, su sistema radicular, la resistencia al estrés urbano y el valor ecológico y estético. Según estudios realizados por el equipo del Jardín Botanico de Bogotá, la ciudad actualmente tiene 1’272.513 de árboles en el espacio público. Aunque todas las especies brindan beneficios ambientales, el contexto de la ciudad requiere de algunas características, como la alta resistencia a la contaminación y al estrés urbano, para mejorar las condiciones de vida de las personas, artrópodos y la avifauna. De acuerdo con lo anterior, nuestra ciudad cuenta con 20 especies diferentes, tanto nativas como foráneas, las cuales proporcionan servicios ecosistémicos como mitigación del ruido, regulación climática y control de la temperatura, reducción de la contaminación auditiva, hábitat y alimento para la avifauna y no ponen en riesgo a la comunidad ni a la infraestructura. Sembrar un árbol no es solamente cavar el hueco y poner el individuo. Es indispensable identificar las especies que mejor se adaptan al lugar que desea arborizar y sobre todo, contar con el apoyo y la asesoría de ingenieros forestales, biólogos y arquitectos del Jardín Botánico, a quienes puede solicitar la plantación de un espacio de manera planificada y ordenada. Plantar una especie equivocada o inadecuada puede poner en riesgo, no solo a la infraestructura de la ciudad o de su vivienda, sino también la vida de una persona. Daños en tuberías de agua o servicios domésticos, erosión del suelo, inconvenientes con las redes eléctricas, fustes torcidos y ramificación excesiva que provocan el riesgo de volcamiento del árbol, son algunos de los factores que se dan con una plantación indebida.

Conozca las especies que presentan mejor adaptabilidad a las condiciones urbanas de Bogotá:


Árbol Carbonero: Floración atractiva para aves e insectos melíferos. Alcanza unos 5 metros de altura. Fijador de nitrógeno. Ayuda a la recuperación de suelos. Hasta 30 años de vida. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos y semi húmedos.


Caucho Sabanero: Es atractivo para las aves. Alcanza una altura de 20 metros. Minimiza la erosión del suelo y ayuda a la conservación de aguas. Entre 40 a 80 años de vida. Nativo de Soatá, Boyacá. Alimento y hábitat para avifauna e insectos. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos, sabana extra seca, súper seca y semi húmeda.


Caucho Tequendama: Puede llegar a la edad de 100 años. Alcanza la atura de 15 metros. Especie nativa. Provee alimento para la fauna silvestre. Se adapta principalmente a zonas de cerros húmedos y semi húmedos; y sabana húmeda, semi húmeda y semi seca.


Cedro: Especie nativa de los bosques Andinos y subandinos. Se encuentra en estado vulnerable a nivel global. Absorbe ruidos y atenúa el calor. Sirve de refugio para algunas aves y otras plantas. Altura de hasta 25 metros. Más de 100 años de vida. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos y semi húmedos, sabana húmeda, semi húmeda y semi seca.


Chicalá Amarillo: Especie nativa que alcanza una altura de hasta 7 metros. Flores atractivas para las abejas, llega a vivir entre 30 y 40 años. Se adapta principalmente a zonas húmedas subhúmedas y semisecas.


Chicalá Rosado: Es un árbol nativo de porte medio, sus flores pueden darse en tonos blanco o violeta. En la zona del Amazonas su corteza es usada de forma medicinal. Este especie es propicia para sostener el suelo por sus raíces. Caducifolio (pierde sus hojas). Se adapta principalmente a zonas de sabana semi seca y cerros semi húmedos.


Eucalipto pomarroso: Alcanza hasta los 12 metros de altura. Presenta una floración atractiva para abejas y aves. Puede alcanzar hasta 80 años de vida. Es el único Eucalipto apto para la arborización urbana. Se adapta a todos los ambientes de la ciudad. Se adapta principalmente a zonas como sabana semi húmeda, semi seca y seca.


Falso Pimiento: Altura de hasta 10 metros en la ciudad. Resistente a ambientes secos. Hábitat y alimento para la fauna. Los aceites de sus hojas y frutos ayudan a mitigar el impacto por insectos que atacan algunos cultivos. Se adapta principalmente a zonas como sabana seca, súper seca y extra seca.


Fresno: Apto para recuperación de suelo y cuerpos de agua. Alcanza alturas de 15 y 20 metros de altura. Especie nativa. Con una longevidad de hasta 40 años. Crece en los bosques cerca de los ríos en las zonas más frías de Colombia. Posee semillas voladoras. Se adapta principalmente a zonas húmedas, sub húmedas y semi secas.


Guayacán Manizales: Vive en promedio de 35 a 60 años. Soporta el estrés urbano. Controla la erosión. Provee hábitat y alimento a la fauna. Alcanza los 15 metros de altura. Se adapta principalmente en zonas como sabana húmeda, semi húmeda, cerros húmedos y semi húmedos.


Ligustro: Fuente de alimento para la avifauna. Alcanza los 10 metros en la ciudad. Alta resistencia a bajas temperaturas y a la contaminación capitalina. Sirve como hábitat de aves. Especie resistente a todos los ambientes, salvo a los que tienen suelos inundados. Se adapta principalmente a zonas como sabana seca, súper seca y extra seca.


Liquidámbar: Altura de hasta 15 metros. Ideal para los suelos húmedos y subhúmedos. Su nombre significa "ámbar líquido", debido a la resina aromática que se obtiene de su corteza. Ayuda a atenuar la densidad de los vientos. De 20 a 40 años de vida. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos, semihúmedos, sabana semi seca, seca, súper seca, extra seca, húmeda y semi humeda.


Nogal: Árbol nativo insignia de Bogotá. Altura de hasta 20 metros. Más de 80 años de vida. Ayuda a la protección de cuencas. Especie en categoría global de peligro. Hábitat y alimento para la fauna. Se adapta principalmente a zonas como sabana húmeda, semi húmeda, semi seca, cerros húmedos y semi húmedosa.


Palma de cera: Árbol Nacional de Colombia. Puede superar los 60 metros de altura. Cerca de 80 años de vida. No es propenso al volcamiento. Especie amenazada de extinción. Regula la contaminación y es exclusiva de los Andes colombianos. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos, semi húmedos y sabana húmeda.


Palma Fénix: Favorece la nidificación de algunas aves. Su densa corona de hojas es un hábitat ideal para plantas epífitas y avifauna urbana. Especie longeva que puede vivir cerca de 80 años. Altura máxima de 15 metros. Palma de gran porte usada debido a belleza y adaptabilidad a las condiciones urbanas. Se adapta principalmente a zonas como sabana extra seca, seca, y súper seca.


Pino Romerón: Especie propia del bosque alto andino. Perennifolio. Atractivo y fuente de alimento para aves y murciélagos. Se encuentra en estado de conservación vulnerable, debido a la deforestación y a la tala indiscriminada. Posee hojas aplanadas y anchas que les permite captar mejor la luz. Alcanza los 20 metros de altura en la ciudad. Se adapta principalmente a zonas como cerros húmedos, sabana húmeda, sabana semi húmeda y sabana semi seca.


Roble Australiano: Resistente a la sequía. Alcanza los 20 metros de altura. Puede llegar a los 60 años de edad. Presenta un rápido crecimiento. Tiene unas flores cuyo color amarillo resulta atractivo para los polinizadores. Se adapta principalmente a zonas de sabana semi seca, seca, súper seca y extra seca.


Roble: Alcanza más de los 80 años de vida. Soporta el estrés urbano. Nativo del bosque altoandino. Hábitat y alimento para la fauna. Es hábitat para algunas aves. Resistencia a condiciones ambientales. Presenta una buena adaptación en zonas húmedas y subhúmedas de la ciudad. Se adapta principalmente a zonas de cerros húmedos y semi húmedos; y sabana húmeda, semi húmeda y semi seca.


Yarumo: Puede llegar hasta los 40 años de vida. Tiene una copa aparasolada que capta mayor cantidad de luz. Sus tallos sirven para hábitat de hormigas. Altura de hasta 15 metros. Se adapta principalmente a zonas como sabana húmeda y semi húmeda.


No te pierdas un nuevo blog ambiental,




Información, fotografía y fuentes rescatas de www.jbb.gov.co/

#SembrandoVida, #Bogotá, #Tendencia360, #Ecosistema.

13 vistas

empaques 360 ©2020 / Todos los derechos reservados / Tel: (1) 2887100 - 2323156 Bogotá Colombia